En el idioma japonés, es común agregarle sufijos a los nombres de personas. Esto se hace por varias razones, por ejemplo, ser más respetuoso, cariñoso, o, inclusive, diferenciar fácilmente un nombre dentro de un texto escrito.

Sufijo さん (san):

Quizás éste sea uno de los más comunes, y se podría traducir como “señor” o “señora”. Es un bastante respetuoso, pero no al extremo. Puede usarse en variedad de situaciones: si no sabes cuál usar, quizás ésta sea la mejor opción.

Se suele usar después de los apellidos en Japón, aunque también se puede poner después de un nombre, sobre todo en personas extranjeras. Ejemplo: 山田さん (Yamada-san).

Sufijo さま (sama, 様):

Éste es uno de los más respetuosos, y se usa principalmente para dirigirse a clientes, a personas muy importantes, o inclusive a dios (神様, Kami-sama). Por ejemplo: お客様 (okyaku-sama, “señor cliente”).

Sufijo くん (kun, 君):

Se usa, principalmente, para dirigirse a varones jóvenes. Pueden ser niños, o inclusive, de 20 a 30 años aproximadamente. De cualquier manera, el uso va a depender de la persona. Suele demostrar un trato cálido con la persona, y puede usarse tanto entre amigos, como entre personas que no tienen una relación extremadamente cercana. Ejemplo: 太郎君 (Tarou-kun).

Sufijo ちゃん (chan):

Este es uno de los sufijos más informales, pero a su vez cariñosos. Originalmente, se usaba para niños muy pequeños, o niñas (un poco más grandes). También sirve para mascotas. De cualquier manera, actualmente también se lo usa para llamar a mujeres, hombres, etc. adultos, de forma cariñosa. Por ejemplo, a Arnold Schwarzenegger se lo suele llamar シュワちゃん (Shuwa-chan, quizás de forma un poco irónica, ya que es “todo lo contrario” a una niña pequeña).


Estos no son todos los sufijos que existen en el idioma japonés, sin embargo, son los más usados. En otra entrada vamos a ver otros sufijos de nivel un poco más avanzado que N5.